INICIO EDICIONES ANTERIORES INFORMES ESPECIALES EDICION IMPRESA INSTITUCIONAL
NOTICIAS JUNIO 2010

¿ QUE PASÓ CON LA LEY DE EMERGENCIA 
URBANÍSTICA Y AMBIENTAL DE LA BOCA ?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto: Olavarria 200 - La Boca

 

Por Norma Rosa Torello y Martín Scotto

Por una iniciativa del Movimiento Vecinal por el Resurgimiento de La Boca del Riachuelo, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó el 14 de diciembre de 2006 la Ley N ° 2.240, que Declaró al barrio de La Boca en Emergencia Urbanística y Ambiental.

En el año 2005, en medio de las criticas casi unánimes que las organizaciones vecinales y sociales del barrio de La Boca formulaban al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por su proyecto de construir viviendas en los terrenos de Casa Amarilla, el Movimiento Vecinal por el Resurgimiento de La Boca del Riachuelo presentó un proyecto de ley a los efectos que se establezca la Emergencia Urbanística y Ambiental del barrio, en lo que hace a viviendas, servicios, equipamiento, espacios verdes y actividades productivas, con el objeto que el Gobierno de la Ciudad tuviera un instrumento legal que le permitiera actuar de manera intensiva para recuperar una de las zonas más degradadas de la ciudad.

En sus fundamentos, el Proyecto de Ley señalaba que El Barrio de La Boca sobrevive apenas al impacto ambiental que produce el estado del Riachuelo, la proximidad del Polo Petroquímico del Dock Sud, la carencia de espacios verdes y fundamentalmente de las consecuencias socio-económicas y salubres que impusieron la crisis general de nuestro país por todos conocida”. Asimismo, remarcaba que existían en el barrio cientos de terrenos ociosos o baldíos, tanto de particulares como del Gobierno de la Ciudad , que podían ser utilizados perfectamente para edificar viviendas para los mismos vecinos de la zona y con ello, mejorar la degradada trama urbana de La Boca.

El Proyecto de Ley fue impulsado activamente por la entonces Legisladora de la Ciudad Ana Maria Suppa (Frente para la Victoria ) y debió convocarse a una Audiencia Publica llevada a cabo el 26 de abril de 2006 para escuchar la opinión de los vecinos. En la misma, en forma casi unanime, los participantes se expresaron a favor de la aprobación de la Ley , destacándose las intervenciones favorables de Silvana Fica Canziani (Comisión de Vecinos de la Calle Irala ), Silvana Giudici (Diputada Nacional UCR), Carlos Tinirello (Diputado Nacional Autodeterminación y Libertad), Rodolfo Stekar (Sociedad Yugoslava Nas Dom de La Boca ), Osvaldo Guerrita Echeverría (Asociación Amigos del Lago de Palermo), Julián D´Angelo (actual legislador del Partido Socialista), Juan Ferrer (Centro Ave Fénix), Celia Chevalier (artista plástica), Rubén Granara Insua (Presidente República de La Boca ), Miriam Bearzotti (Asociación Gente del Sur), Cristina Teresa Batallan (Área Programática Hospital Argerich), y Fernando Aren (Confederación Argentina de Deportes) entre otros.

El 14 de diciembre de 2006, la Legislatura de la Ciudad votó favorablemente el proyecto de ley que declaraba la Emergencia del barrio de La Boca , disponiendo que El Poder Ejecutivo formulará y ejecutará, dentro de los 180 días de promulgada la presente, un programa y proyectos específicos en los aspectos declarados en emergencia” (art. 1) y  “Para dar cumplimiento a los objetivos de renovación y consolidación urbana y mejoramiento ambiental (…), el programa que se elabore y ejecute (…), deberá intervenir sobre los inmuebles ociosos privados, para lograr su integración y puesta en valor social”

La Ley , fue promulgada de hecho el 29 de enero de 2007 al no ser observada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y entró en vigencia el 8 de febrero de 2007 al ser Publicada en el Boletín Oficial.

Asimismo la Ley N ° 2.240 creó una Unidad Ejecutora del Programa de Recuperación Urbanística y Ambiental de La Boca , la cual tenía por competencia coordinar y ejecutar el programa de Emergencia y las intervenciones que demandase cada proyecto específico a poner en marcha, e instrumentar la intervención de las distintas áreas del Gobierno de la Ciudad. Ese Consejo debía integrarse con un representante del Ministerio de Planeamiento y Obras Públicas, el cual se desempeñaría como Coordinador General de la Unidad Ejecutora , un representante del Ministerio de Espacio Público, un representante del Ministerio de Hacienda, un representante del Instituto de Vivienda de la Ciudad , un representante de la Junta Comunal de la Comuna 4 o, hasta que se constituya la misma, del Centro de Gestión y Participación Comunal N° 4 y un representante del Consejo Consultivo Comunal.

La ley de Emergencia Urbanística y Ambiental tenía dos fines claramente determinados: El primero de ellos, era la implementación de planes para la construcción de viviendas en terrenos baldíos o inmuebles ociosos de La Boca , que diera una solución a las necesidades de viviendas dignas para los vecinos que habitaban en inmuebles con serios problemas estructurales (conventillos). El segundo objetivo era, con la construcción de viviendas en terrenos baldíos / ociosos, mejorar la trama urbana del barrio que en su actual situación de abandono con casas tomadas, viviendas en pésimo estado de conservación, y edificios en ruinas,  impedía el desarrollo del comercio, la industria y hacia inseguras sus calles y espacios públicos.

El Proyecto que fuera aprobado por la Legislatura , contenía el listado de 130 inmuebles ociosos / baldíos que podían ser destinados a los planes de vivienda, cuyo relevamiento fue realizado por los integrantes de Resurgimiento de La Boca conjuntamente con la Universidad de Morón, que los asesoró y acompañó en su iniciativa. El listado de dichos inmuebles forma parte como anexo de la Ley aprobada.

El 5 de junio de 2007 se constituyó la Unidad Ejecutora del Programa de Recuperación Urbanística y Ambiental de La Boca. En los meses posteriores, se establecieron los lineamientos generales para la recuperación del barrio y se elaboró el primer Programa tendiente a la recuperación del entorno urbano de la Plaza Solís y de la zona que se conoce como “Barrio Chino”, con la intervención de distintas áreas del GCBA y del entonces CGP N° 3 (Hoy Subsede Suárez del CGP N°4)

El primer programa contemplaba construcción de viviendas mediante la compra de terrenos a muy bajo costo y la utilización de otros propiedad de la Ciudad.

Con la asunción de las nuevas autoridades en el Gobierno de la Ciudad el 10 de diciembre de 2007, la Unidad Ejecutora dejo de funcionar.

Silvana Fica Canziani, de la Comisión de Vecinos de la Calle Irala e integrante de la Unidad Ejecutora en representación de los impulsores de la Ley N ° 2.240, confirmó que desde la asunción de Mauricio Macri, la Subsecretaria de Planeamiento Urbano ha discontinuado el trabajo del Programa de Recuperación Urbanística y Ambiental de La Boca. Manifestó a Conexión 2000 que las necesidades habitacionales del barrio se han incrementado, y que desde el Gobierno de la Ciudad todavía no se ha implementado ningún plan eficaz y eficiente para La boca. 

La Boca merece que se renueve su trama edificada utilizando los inmuebles ociosos del GCBA o de particulares. Accederían así a viviendas mas vecinos ubicándose en diversos lugares del barrio, fomentando la integración y el intercambio social y económico. Preservamos así los espacios verdes por todo lo que implican en suelos absorbentes, regulación de la temperatura, cumplimiento de las garantías constitucionales de vivir en un ambiente sano, generar espacios de relación social, etc..Se estipula allí la voluntad de re-direccionar los recursos económicos, algunos de los cuales son provistos por el Plan Federal de Viviendas, para ejecutar los mismos dentro de la trama ya edificada, ampliando la posibilidad de participar en la producción de las viviendas y los servicios conexos; garantizando la preservación del  sector Brown de Casa Amarilla para espacio verde de uso público.   

 
Conexión 2000.  ISSN 1852-7612
Las opiniones expresadas en los artículos firmados, son responsabilidad de sus autores  y no necesariamente reflejan la opinion de la editora.
Permitida la reproducción total o parcial del material de esta publicación citando la fuente.