INICIO

EDICIONES ANTERIORES

INFORMES ESPECIALES

EDICION IMPRESA

INSTITUCIONAL

NOTICIAS FEBRERO 2010

 

CASA AMARILLA 
UNA DECADA DE CONTROVERSIAS ENTRE VECINOS Y FUNCIONARIOS 
ESPACIOS VERDES Vs CONSTRUCCION DE VIVIENDAS
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto: Casa Amarilla. Av. Alte Brown y Blanes - La Boca.

Por Norma Rosa Torello y Martín Scotto



En el mes de octubre de 2009, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, por una iniciativa del Instituto de la Vivienda , resolvió solicitar autorización de la Legislatura para la venta 36 terrenos / inmuebles. Fue así como el Gobierno de la Ciudad presentó un proyecto de Ley, requiriendo permiso para la venta de varios lotes, 15 de ellos situados en el barrio de La Boca.

Entre los terrenos que saldrían a la venta, de contarse con autorización de la Legislatura , figuran varios lotes ubicados entre las calles Martín Rodríguez, Almirante Brown, Arzobispo Espinosa y Coronel Tomas Espora,  e Irala y Py entre otros.

No bien presentado el Proyecto de Ley en la Legislatura , se escucharon las primeras críticas y se inició la polémica entre vecinos y organizaciones sociales de La Boca.

El Proyecto del Gobierno de la Ciudad , requiere autorización para la venta los lotes identificados con el numero 1, 2, 4, 5, 6, 7, 810, 11 y 13 de los terrenos que hoy conocemos como casa Amarilla, los cuales en caso de autorizarlo la Legislatura , podrían ser adquiridos por empresas y particulares en remate publico.

El 22 de diciembre de 2009, varias organizaciones, entre ellas el Movimiento de Ocupantes e Inquilinos y la Coordinadora de Inquilinos de la Ciudad de Buenos Aires entre otras, realizaron una Asamblea en la Av , Almirante Brown y 20 de Septiembre para oponerse a la venta y reclamar que allí se construyan viviendas populares.

Consultado por Conexión 2000, el ex Legislador Facundo Di Fillippo (ARI), quien finalizó su mandato el pasado 10 de diciembre, denunció públicamente la propuesta de venta de los inmuebles no solo de La Boca sino de toda la Ciudad , indicando que se trata de un negocio inmobiliario que favorecerá a las empresas privadas que los adquieran, en detrimento de la necesidad habitacional de los vecinos de la Ciudad. Indicó que existe en la Ciudad un déficit de cerca de 500.000 viviendas, y que con este proyecto, el Gobierno se aleja cada vez más de dar una solución habitacional a los sectores con menos recursos.

Los terrenos de Casa Amarilla, vienen generando controversia entre los vecinos del barrio desde hace aproximadamente 10 años.

Fue durante la primera gestión del destituido Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires Aníbal Ibarra, que el Instituto de la Vivienda de la Ciudad proyectó construir cerca de 1.200 viviendas en edificios tipo monoblock, en esos terrenos, con el objeto de darle una solución habitacional a vecinos de la Ciudad , cuya gran mayoría no pertenecían al barrio de La Boca.

Fue así como distintas organizaciones de La Boca , nucleadas en lo que hoy se conoce como el Movimiento Vecinal por el Resurgimiento de La Boca del Riachuelo, presentaron una acción de amparo, toda vez que para la construcción de dichas viviendas no se había realizado el estudio de impacto ambiental, ni se había consultado a los vecinos mediante la convocatoria a una audiencia publica. El Museo Histórico de La Boca y la Comisión de Vecinos de la Calle Irala , la Universidad Popular de La Boca , la Sociedad Yugoslava , la Sociedad Verdi , y la Asociación El Trapito entre otras, encabezaron la oposición al proyecto, logrando finalmente que se obligara al Gobierno de la Ciudad a dar cumplimiento con el estudio de impacto ambiental y la audiencia publica.

Ruben Granara Insua, Presidente del Museo y Archivo Histórico de La Boca , explicó a este medio que el principal problema del barrio de La Boca es el déficit habitacional, y que con el proyecto de construcción de viviendas en Casa Amarilla no se daba una respuesta a los vecinos del barrio. Indicó que los beneficiarios eran en su gran mayoría vecinos de otras partes de la Ciudad , y que el proyecto Ibarra dejaba al margen a los postergados vecinos boquenses. Para ello, señaló que el grupo de organizaciones que integran Resurgimiento de La Boca , había planteado que el Instituto de la Vivienda construya las viviendas proyectadas originalmente en Casa Amarilla en los tantos terrenos baldíos de La Boca , y que con ello darían solución a las necesidades de los habitantes de la zona. Entiende que los terrenos de Casa Amarilla deben ser destinados aun parque publico como forma de mejorar la calidad de vida de todos los vecinos del barrio.

Finalmente, el Gobierno de la Ciudad realizó un cuestionado estudio de impacto ambiental ya que lo hizo el propio GCBA durante la gestión de Ibarra / Teleman, y convocó a una audiencia publica en el Teatro Alvear, situado fuera del barrio de La Boca , y con escasa publicidad para que los vecinos pudieran asistir a la misma.

Realizada la audiencia publica, Resurgimiento de La Boca nuevamente presentó un amparo, en el cual la Justicia aún no ha tomado una resolución definitiva, aunque según pudo averiguar Conexión 2000, próximamente convocarían a una audiencia de mediación a los integrantes de Resurgimiento Boquense, a los vecinos que apoyan la construcción de viviendas en Casa Amarilla y al Gobierno de la Ciudad.

El ex legislador Di Fillippo señaló, que del Proyecto original de 1200 viviendas, el Gobierno de la Ciudad resolvió, a través del Instituto de la Vivienda , construir solo 400, aunque desde hace varios años no se ha asignado una partida presupuestaria para iniciar las obras.

Silvana Canziani, integrante de la Comisión de Vecinos de la Calle Irala e integrante del Movimiento por el Resurgimiento de La Boca , señaló que la Ley N º 2240, sancionada por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires el 14 de diciembre de 2006, al declarar la emergencia y urbanística del barrio de La Boca , dispuso que los terrenos de Casa Amarilla debían ser asignados para la construcción de un parque publico, y que debían mejorarse espacios públicos como calles, plazas, mobiliario urbano entre otros.

Canziani opina que la Ley esta vigente, y que no puede el Gobierno de la Ciudad avanzar en la construcción de viviendas en Casa Amarilla, ni mucho menos poner en venta esos terrenos a particulares y empresas, ya que se trata de un bien publico que debe estar en beneficio de todos los habitantes de La Boca.

Consideró un despropósito la iniciativa del Instituto de la Vivienda y del Gobierno de la Ciudad en vender terrenos públicos, ya que el objeto del Instituto de la Vivienda es la construcción de casas  y no transformarse en un agente inmobiliario.

Consultado el legislador Claudio Presman (UCR) señaló que su bloque se opondrá a la venta de tierras y en particular las de Casa Amarilla, y que cree que el proyecto no tendrá el aval de la Legislatura.   

Lo cierto que los terrenos de Casa Amarrilla han traído un fuerte debate entre vecinos de La Boca y de la Ciudad de Buenos Aire, y un cuestionamiento a las autoridades del Gobierno de la Ciudad , independientemente del signo político al que pertenezcan.

La Universidad de Morón, convocada por el Movimiento Vecinal por el Resurgimiento de La Boca del Riachuelo, ha presentado un pormenorizado y bien fundado proyecto, en el cual plantean que la recuperación de la trama urbana del barrio solo podrá lograse con una activa intervención del Estado. Para ello, han acompañado un relevamiento de más de 200 terrenos ociosos en La Boca , muchos incluso propiedad del mismo Instituto de la Vivienda , con el objeto que allí se construyan viviendas para los vecinos del barrio, mejorando con ello las condiciones de vida de cientos de personas que hoy viven en conventillos derruidos, y destinando los terrenos de Casa Amarilla para un parque publico.

Hay que recordar que en los terrenos de Casa Amarilla que aún se encuentran libres, durante los fines de semana, y sin tener los mismos ninguna infraestructura, son utilizados por cientos de vecinos para realizar actividades deportivas como partidos de fútbol, y que de construirse viviendas en los mismos (sean por el Gobierno de la Ciudad o por empresas privadas) se estaría perdiendo un espacio verde invalorable, que puede ser mejor aprovechado si allí se construyeran instalaciones propias de un parque.

Lamentablemente al cierre de esta edición, el Presidente del Instituto de la Vivienda de la Ciudad de Buenos Aires, Roberto Apelbaum, no ha podido ser localizado para que nos detalle los motivos que los impulsaron a solicitar a la Legislatura la venta de los terrenos de Casa Amarilla.

No se puede pasar por alto, si se trata de los Terrenos de Casa Amarilla, que en los últimos 20 años, y a pesar que no se halla afectado como espacio verde, el predio de referencia ha funcionado como tal. Existen innumerables razones para preservar y aumentar los espacios verdes en la Ciudad y en particular en la zona del barrio de La Boca , entre las cuales podemos citar: 1) Su proximidad al Riachuelo: por más pequeños que fueran los terrenos, servirán como pulmón frente a la contaminación del aire que provocan los gases que emanan de sus aguas; 2) La Av. Almirante Brown lindera a los terrenos de Casa Amarilla es una zona fácilmente inundable, por lo que la preservación del espacio verde permitirá la mejor absorción de los suelos;  3) La cantidad de espacios verdes que los expertos recomiendan para las zonas urbanas no se halla cubierta en nuestra Ciudad, por lo que no zonificar esos terrenos como parque es dejarlos librados al azar; 4) Se debe resaltar, que especialmente los fines de semana, cientos de personas concurren a realizar actividades deportivas y se realizan torneos de fútbol, en los cuales participan jóvenes que por su extracción social no están en condiciones de afrontar el alquiler de canchas. Debe apreciarse que tampoco existe en la zona espacios verdes que sean aptos para tal actividad; 5) La gran mayoría de las organizaciones sociales del barrio de La Boca se han pronunciado por la construcción de un parque.  

Salvaguardar los terrenos de Casa Amarilla como un parque , redundará en beneficio de todos los habitantes de La Boca y de la propia Ciudad de Buenos Aires, no solo para el presente, sino para las futuras generaciones, que deberán afrontar cada vez más la desaparición de espacios verdes y lugares de esparcimiento en una Ciudad donde solo avanza el Cemento.

Pero también, salvaguardar el derecho de los habitantes de La Boca a una vivienda digna no debe pasarse por alto, y no es para nada incompatible con la idea del parque en Casa Amarilla. La Ciudad , posee una deuda social aún no saldada con los vecinos de La Boca , y adquirir los cientos de terrenos baldíos o conventillos que un se mantienen en pie, para dar a sus habitantes en el mismo lugar donde residen, una vivienda digna, es una solución que dejará atrás los conflictos entre vecinos y con el propio Gobierno. Esta solución permitirá a todos los boquenses sin distinción de condición social, integrarse a un mismo barrio, que preservando su identidad y su origen trabajador, debe empezar a crecer y salir de su decadencia.

 

Conexión 2000.  ISSN 1852-7612

Las expresiones de los artículos firmados, son responsabilidad de sus autores y  no necesariamente reflejan la opinion de la editora.
Permitida la reproducción total o parcial del material de esta publicación citando la fuente.