INICIO EDICIONES ANTERIORES INFORMES ESPECIALES EDICION IMPRESA INSTITUCIONAL
NOTICIAS OCTUBRE 2011

uNA CELEBRE CAMPANA QUE HIZO HISTORIA EN EL RIACHUELO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El 16 de octubre se cumplen 110 años desde que el gremio de calafates hiciera resonar una campana de bronce para imponer la jornada de trabajo diario de 8 horas en un astillero en las márgenes del Riachuelo. Una conquista histórica y única en toda Sudamérica que marcó las luchas por los derechos de los trabajadores en la Argentina.

  Foto:  Orlando Torrado, Osvaldo Damonte, Rosita Filiberto, Gladis De Granara Insua, José Domingo Trama, y Oscar Trama. 1 de mayo de 1996  - Museo Histórico de La Boca. (Arch. FMHLB) .

El final del Siglo XIX encontró a la Argentina con miles de inmigrantes europeos que llegaban en busca de nuevos horizontes y mejores condiciones de vida.

El puerto de La Boca sobre el Riachuelo recibió a muchos de ellos en sus astilleros, que se habían extendido también a la otra orilla conocida como la “Isla Maciel”. Los nuevos trabajadores inmigrantes, junto a sus anhelos de progreso, traían también sus idearios marcados por las luchas de anarquistas y socialistas en el viejo continente.

Fue así como en octubre del año 1901, la Sociedad de Resistencia Calafates Unidos, sindicato que agrupaba a los calafateadores, e inspirados en las luchas internacionales por los derechos de los trabajadores, anuncia unilateralmente que empezarían a trabajar solo ocho horas diarias, toda una medida revolucionaria para aquellos días.

La Sociedad de Resistencia Calafates Unidos, que tiempo después se integraría a la Federación de Obreros en Constructores Navales, era una organización sindical muy combativa y de acción directa, compuesta mayormente por anarquistas y socialistas.

Los calafates, un oficio ya desaparecido en la segunda mitad del Siglo XX, eran los encargados de cerrar las juntas de las maderas de las embarcaciones que se construían en los astilleros, utilizando estopa y brea. 

Si bien hay versiones encontradas ya que no se cuenta con archivos que documenten la crónica de los sucesos, para algunos la medida habría sido comunicada a los “patrones” del Astillero Grondona, ubicado en la entrada del Arroyo Maciel y el Riachuelo sobre las márgenes del Partido de Avellaneda en la Provincia de Buenos Aires; en tanto que para otros, se trataría de un astillero situado en las cercanías de la Vuelta de Rocha en La Boca.

Para hacer efectiva las ocho horas de trabajo diario, habían fundido una campana de bronce que marcaría con su sonido, el inicio y finalización de los turnos de la jornada laboral del astillero y el receso del almuerzo, según los relatos que han hecho perdurar en el tiempo este epopéyico suceso.

La campana habría sonado por primera vez la mañana del 16 de octubre de 1901 de la mano de Antonio Ciarlo, marcando un histórico suceso en toda Sudamérica en la limitación de la jornada laboral a ocho horas.

Enterados de esta situación, la Prefectura intentaría infructuosamente ubicar y secuestrar la campana para poner fin a la medida. Los calafateadores, no dispuestos a que el símbolo de su lucha cayera en manos de las fuerzas de seguridad, deciden tirarla al Riachuelo para preservarla de la persecución desatada.

Pronto, otros gremios que nucleaban a obreros de astilleros y portuarios prestarían su apoyo a la medida como los carpinteros, pintores y calderos e iniciarían acciones en idéntico sentido.

Tiempo después, algunas versiones indican el año 1902, las autoridades de los astilleros reconocen la jornada laboral de las ocho horas, y los trabajadores calafates rescatan la simbólica campana hundida en las aguas del Riachuelo para exhibirla en su Sindicato.

En 1949, la Federación de Obreros en Constructores Navales decidió depositar la campana para su exhibición en el Museo Quinquela Martín y a mediados de la década de los noventa, la misma fue trasladada a pedido de la entidad gremial a la Fundación Museo Histórico de La Boca.

Exactamente el 1 de mayo de 1996, el viejo luchador y líder de la Federación de Obreros en Constructores Navales, Don Domingo Trama, en el acto de entrega de la campana a la Fundación Museo Histórico de La Boca señaló que “Mientras vivió nuestro amigo el gran artista Quinquela Martín, la campana de las 8 horas estuvo segura, luego de su muerte todo su patrimonio, sus donaciones, las controla el Estado, y como el Estado no nos merece ninguna confianza la retiramos, para depositarla en el Museo Histórico de La Boca afín con nuestros pensamientos de libertad y fraternidad”.

El 1 de mayo de 2008 y en un acto público, la Federación de Obreros en Constructores Navales, resolvió donarla al citado Museo  bajo la condición que sea exhibida en ese sitio sin ser sacada del lugar.

 

Conexión 2000.  ISSN 1852-7612
Las expresiones de los artículos firmados, son responsabilidad de sus autores  y no necesariamente reflejan la opinion del periodico.
Permitida la reproducción total o parcial del material de esta publicación citando la fuente.